Cuál es la diferencia entre psiquiatra y psicólogo

¿Sigues confusa sobre las diferencias entre lo que hace un psiquiatra y un psicólogo?

Esto es normal porque ambos se dedican a mejorar y mantener la salud mental de las personas, pero hay elementos importantes que los diferencian. 

En este artículo te explicamos con claridad cuales son las diferencias entre un psiquiatra y un psicólogo para que ahorres tiempo y acudas al profesional adecuado en cada situación. 

Si tienes dudas, no es necesario que pidas una cita y lo pagues, puedes llamar por teléfono a un psicólogo y a un psiquiatra y preguntar si estás en la dirección adecuada. 

 

Diferencias entre psiquiatra y psicólogo

Qué hace un psicólogo

Un psicólogo es un profesional que evalúa los comportamientos y estructuras emocionales de una persona y en estudiar alternativas para que esta pueda adaptarse mejor a situaciones que le resultan dificultosas. 

Educación del psicólogo

El psicólogo debe haber logrado un grado en Piscología, que en España se compone de 4 cursos académicos y consta de 240 créditos ECTS. También es posible cursar másters a modo de especialización en otros ámbitos de la psicología, como por ejemplo la sexología. 

Qué hace un psiquiatra

El psiquiatra por su parte diagnostica y trata enfermedades mentales poniendo énfasis en su aspecto fisiológico. Esto significa que se centra en la bioquímica del cerebro y en cómo tratarla para una buena salud mental en el paciente. 

El psiquiatra por tanto tiene autoridad para recetar fármacos que puedan ayudar a este proceso fisiológico. 

Educación del psiquiatra

Un psiquiatra ha de completar el grado en medicina y luego especializarse en psiquiatría. La formación que recibe un especialista en Psiquiatría (carrera de Medicina, MIR y especialización) está orientada a entender el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso central y así poder orientar de la forma más acertada el tratamiento. 

psiquiatra o psicologo

¿Cómo puedo saber si ir a un psiquiatra o a un psicólogo?

Muchas veces el propio paciente se encuentra con la duda de si ir al psicólogo o al psiquiatra y si no somos capaces de orientarles de la forma más correcta , es probable que la respuesta al  tratamiento no sea del todo eficaz. 

Pero lo cierto es que dar una respuesta clara puede ser más difícil de lo que parece. 

Un especialista en Psiquiatría se encarga de diagnosticar y tratar trastornos mentales con una etiología fisiológica. Esto significa que la intervención terapéutica que realiza el psiquiatra es a nivel de la bioquímica cerebral

Muchos de los cuadros clínicos que vemos tienen su base en un desajuste a nivel del SNC (sistema nervioso central). Es evidente que una buena intervención psicológica siempre es necesaria, pero tras atender multitud de  casos en consulta, soy plenamente consciente de que algunos síntomas sólo se pueden controlar con medicación. 

En muchas ocasiones es el propio psicólogo el que evidencia la evolución clínica de los síntomas y determina si ese paciente puede estabilizarse sólo con terapia psicológica o precisa tratamiento farmacológico para poder avanzar. 

En mi práctica diaria trabajo de forma estrecha con psicólogos. Tras cada caso hay un intercomunicación entre profesionales que ayuda a determinar el camino a seguir en lo que se refiere a su terapia. Considero que esta es la mejor forma de saber qué hacer. 

 

Por ponerte un ejemplo

Uno de los casos en los que sucede este tipo de derivación de psicólogo a psiquiatra es en el TRASTORNO DE ANSIEDAD CON/SIN AGORAFOBIA. Muchas veces el inicio de la terapia es con psicología

Es cierto que la mayoría de las ocasiones, los pacientes que sufren este trastorno acaban consultándome para vincular el fármaco a su terapia. La evolución clínica depende de que el paciente pierda poco a poco el miedo a las exposiciones. Una correcta pauta farmacológica puntual para esas exposiciones hará que el paciente coja confianza, supere sus miedos y pueda evolucionar de la mano del psicólogo con mayor rapidez. 

 

¿Y qué pasa cuando los síntomas son realmente invalidantes?

Cuando los síntomas son graves y limitan o bloquean totalmente las actividades cotidianas. O cuando los familiares y personas cercanas al paciente evidencian cambios en la forma de ser y actuar de la persona afectada son algunos de los criterios a tener en cuenta. 

En cualquier caso no debes de tener miedo a solicitar ayuda. La estigmatización de la salud mental muchas veces hace que el paciente, por vergüenza, no solicite ayuda y eso en muchos casos ralentiza la mejora a posteriori. La mejor forma de enfrentar la enfermedad es pedir ayuda profesional. Los equipos de psicólogos y psiquiatras son la mejor alternativa para recibir un abordaje completo de tu patología. 

By |2020-02-07T12:59:33+00:00febrero 7th, 2020|Psiquiatría|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment